Por Manola Izquierdo

Hoy hace dos años empecé el proyecto que revolucionaría mi vida. Harta de las desveladas en el Reforma, cerré un ciclo en el que aprendí muchísimo y a quien le debo gran parte de lo que soy, renuncié y sin un centavo en la cuenta ni clientes, “monté” lo que en sus inicios era un micro despacho de diseño compuesto por una sola persona, yo.

“Muévete, consigue clientes, cierra igualas” era lo único que pasaba por mi mente. Este despacho está padre, pensé; la página web, que me tomó días y noches enteras de tutoriales en Google, lo demostraba; qué buen despacho de diseño, en el que lo único que se diseñaba, era su identidad corporativa y su página web.

Así, salió al aire Coordenada Zero, un 3 de Octubre en la madrugada.

Tuve la fortuna de reencontrar a un cliente para el que trabajé en otra agencia, el destino me lo envió, me buscó, confió en mi y cerré mi primera iguala. ¡Dinero fijo asegurado al mes!, descansó mi preocupación, ¿ahora?, atenderlo y conseguir más clientes. Poco a poco empezó a caminar ese proyecto, mi “despacho”.

Transcurrió el primer año, salí bien librada, con cifras que me permitieron tomar un avión y cumplir un sueño que no tenía pies ni cabeza, ir a Madrid para estudiar una maestría.

Estudiar, trabajar y vivir lejos fue LA experiencia, encontré gente invaluable, abrí horizontes. Después de todo lo aprendido, me preparé para volver, para encarar con todo, ahora sí, para “echar toda la carne al asador”, como decimos en México.

Constituí una Sociedad Civil, ingresé, firmé y redacté, dos mil documentos. Por fin, nació mi Agencia de Marketing Online hecha y derecha, al mismo tiempo, atendía clientes, mandaba facturas, lidiaba con contadores… oh sí, esa parte que nadie te enseña y que debes hacer funcionar también existe.

Hoy, Coordenada Zero está de pie, somos 3 personas montadas en este barco, un proyecto que tiene como límite el cielo. Nadie dijo que emprender era fácil, si lo fuera, todos lo estaríamos haciendo. Pero hay que atreverse, y con cimientos bien plantados, el futuro dirá.

Aunque esta etapa ha sido muy demandante, es proporcional a la satisfacción que retribuye.

Si tienes alguna idea, algún proyecto, quieres empezar un negocio, sólo te puedo decir: HAZLO, tu momento es ahora. Ayer era tarde.

Al voltear la cabeza verás el camino transcurrido: los fracasos, lo doloroso, la entrega… y te preguntarán ¿lo volverías a hacer?, UNA Y MIL VECES, es mi respuesta.

Dos años han pasado ya, ¿quién habría dicho…?

Share →

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>